MENSAJE DE LA CONFRECOR

0
1004

CONFERENCIA DE RELIGIOSOS (AS) DE COSTA RICA

VR3Muy estimadas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: consternados por la noticia que hoy recorre el mundo de la dimisión del Santo Padre Benedicto XVI a su servicio de Pastor y guía del rebaño que el Señor le confió, elevamos nuestra oración a la Trinidad Santa para que en estos momentos asista a su Iglesia y en especial a nuestro amado Papa, quien en su breve comunicado, nos ha dicho: «Estoy muy consciente de que este  ministerio por su naturaleza espiritual debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado, sufriendo y rezando».

VR
A 50 años del Concilio Vaticano II, la Constitución «Lumen Gentium», n. 8, afirma:

«… como Cristo realizó la obra de la redención en pobreza y persecución, de igual modo la Iglesia está destinada a recorrer el mismo camino a fin de comunicar los frutos de la salvación a los hombres. (…) La Iglesia va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios, anunciando la cruz del Señor hasta que venga (Cf. 1Cor.11,26)»

— Unámonos pues en la oración y ofrecimiento en este año de la Fe, seguras y seguros de que el Espiritu Santo, guía, unifica, provee y santifica a la Iglesia.

MonsOswaldoPor otra parte, como Conferencia de Religiosos y Religiosas de Costa Rica, dirijimos nuestro más sentido pésame a todos los fieles y el clero de la Diócesis de Ciudad Quesada por el fallecimiento del Mons. Osvaldo Brenes Alvarez, quien como buen pastor habrá ofrecido todo su dolor y sufrimiento por la santificación de su grey. No cabe duda de que la SSma. Virgen, N.S. de Lourdes,  en este día a ella dedicado, le habrá extendido su mano, haciéndole ver su rostro bello, para conducirlo a la Casa del Padre.

Con inmenso cariño, su hermana en Jesús y María, Sor Roxana Ma. VN.

 

«Si atacan a uno, los dos harán frente. La cuerda de tres hilos no es fácil de romper.»
Eclesiastés, 4, 12

 

» La fe es una red de recíproca dependencia, de personas que se sostienen
y que vienen sostenidas por otras» .  
Benedicto XVI
VR2