VIVENCIAS CONGRESO DE MISIONEROS LAICOS DEL SANTÍSIMO REDENTOR

0
1410

266738_414150991998239_1056628360_o

“Discípulos Misioneros, llamados a la comunión para la misión”

Por Luis Molina

Cuando te piden que plasmes un recuerdo por escrito no puedes evitar revivir los sentimientos que te embargaron en ese momento. Alegría, paz, esperanza, sorpresa, renovación entre muchos otros son los sentimientos que me llegan al escribir y hablar sobre lo vivido en el Congreso de Laicos del Santísimo Redentor.

465503_414150935331578_1620267175_oCon un poco de desconocimiento pero con muchas ganas y expectativas, la delegación tica viajo con destino a San Pedro Sula (Honduras), tierra que nos recibió con el calor de su gente, que sustituyó el calor característico de esta ciudad.

Iniciábamos la jornada agradeciendo la oportunidad que se nos daba y poniendo en manos de Dios el trabajo del día, participando en la Eucaristía. En el transcurso del día, se tocaban temas claves para entender que, como laicos, no somos ajenos a la misión de la Iglesia, por lo tanto no debemos sentarnos simplemente a recibir y recibir (grupos pastorales, sacramentos, entre muchas otros), si no que es hora de tomar la responsabilidad que nos toca al ser, desde nuestro bautismo, enviados a anunciar que Cristo nos Ama y que quiere que nos unamos a Él en ese infinito Amor.

326535_414150908664914_1795793352_o

Para éste anuncio primeramente debemos ser testigos vivos de esa redención y debemos tener claro que como laicos somos compañeros y responsables, junto a los consagrados que nos acompañan, de esta misión. Luego, en grupos formados por hermanos de las distintas parroquias de la provincia, dialogábamos sobre el tema a través de nuestras vivencias, y con ayuda de unas preguntas y reflexiones realizamos un documento de conclusiones; el cual era expuesto a todos los participantes del congreso para tomar conclusiones en común de todos los participantes. Basándose en estas conclusiones y reflexiones se fue gestando el documento final del congreso, con la guía del Espíritu Santo.

En la noche finalizábamos con una oración y meditación a través de la Palabra de Dios recordando conceptos o situaciones que vamos olvidando con el tiempo, por ejemplo el hecho de que somos parte de algo más grande, una misión inmensa de Amor.

704690_414150408664964_840869616_o

Escuchamos además, testimonios de hermanos Redentoristas que desde su vocación como laicos tratan de ser testigos y de colaborar en la misión que tenemos, mostrándonos que existe un fuerte compromiso que debemos tomar, que no es precisamente fácil, pero que vivir tratando de dar un testimonio de la obra de Dios en nuestras vidas ¡vale la pena!

Estamos en medio del mundo y por esta situación puede ser duro lograrlo, no es que tengamos un escudo que repele las situaciones que rodean nuestra naturaleza humana, pero nos une Cristo y nos apoyan nuestros hermanos, por lo que estamos llamados a trasmitir ese Amor y esa comunión a nuestras vidas y comunidades.

192341_414150601998278_1554777705_o

Quiero destacar algo que viví increíblemente en el congreso, la comunión. Vivimos esta semana con hermanos de Panamá, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y un grupo del Equipo Misionero (faltaron algunos hermanos pero sabemos que nos acompañaron con sus oraciones). Una semana de ver costumbres diferentes, formas de actuar, hablar, interactuar y pensar. En los trabajos grupales convivimos personas de diferentes parroquias, diferentes edades, jóvenes hasta personas mayores, diferentes realidades, diferentes pensamientos, y es increíble la capacidad que tiene la Palabra para unirnos y poder dialogar llegando a conclusiones muy buenas; la misión es la misma y todos queremos colaborar en ella, vivimos un llamado que nos une y eso trasciende sobre toda frontera.

741025_414151158664889_912627330_o 736350_414151015331570_2112845647_o

El viernes en la noche celebramos la Eucaristía de cierre del congreso junto a la comunidad de San Pedro Sula en la parroquia de San Antonio de Padua. Esta celebración fue presidida por el obispo Ángel Garachana acompañado por todos los presbíteros redentoristas que nos acompañaron durante el congreso. No puedo quedarme sin mencionar la homilía dada por Monseñor Garachana, de verdad fue una catequesis impresionante sobre nuestra misión como cristianos y sobre nuestro deber de ser testigos en nuestra vida del Amor de Dios. Debo destacar las siguientes frases verdaderamente impactantes:

«La espiritualidad Redentorista es tan rica, que no solo la viven los Sacerdotes.»

«Nadie es Católico hasta que lo demuestre.»

«El sacerdote tiene un ministerio de servicio, pero no para eliminar la responsabilidad que tenemos los Laicos.»

«La primera Misión de un laico es la de ser TESTIMONIO.»

Estas frases nos muestran el tesoro y la misión que tenemos, finalizando en una exhortación donde compara la lepra con la falta de Dios y nos dice:

«Contagien la FE y no la lepra.”

En resumen el congreso transcurrió en medio de cantos, oración, formación, reflexiones, exposiciones de las ideas, deliciosas comidas (¡Cuanto daría por unas tortillas hondureñas aquí en Costa Rica!), risas, bailes, en fin, muchas actividades que nos llevaban de la mano para lograr el objetivo del congreso: impulsar la figura laical en la congregación bajo el lema

“Discípulos misioneros llamados a la comunión para la misión”.

 736814_414150555331616_710160533_o 704345_414150768664928_1702649644_o 177874_414150748664930_860525164_o 134276_414151141998224_120741751_o

133134_414151305331541_1226646587_o