Consagración religiosa: ¡Un “sí” a nuestro Señor Jesucristo!

0
1688

por Oscar Alfonso Orozco Martínez, C.Ss.R

580524_515796708464993_1394971683_n

A inicios del mes de enero cinco jóvenes de la Provincia de América Central de los Misioneros Redentoristas dijeron “Sí” al Señor consagrando sus vidas por completo como misioneros de la abundante rendición. Tal acontecimiento si dio en dos momentos: el 5 de enero, a las 11:00 AM, en Iglesia Redentorista Santo Cristo de la Agonía, Alajuela, Costa Rica: Edwin Alejandro Araya Zúñiga (Costarricense), Hairo Edmundo Cartagena Escobar (Salvadoreño), Ulises Rafael Corrales Ordoñez (Hondureño) y Oscar Danilo Orozco Martínez (Nicaragüense). Y el 13 de enero, en la Iglesia Redentorista San Cristóbal en la ciudad de Guatemala, Guatemala Oscar Ernesto Palma Rizzo. Fechas han quedado gravadas en los corazones de cada uno, como el inicio de una opción de vida en el seguimiento radical y fiel de Jesucristo a través de los votos de Castidad, Pobreza y Obediencia en la Congregación del Santísimo Redentor.

seguir a cristoPara dar ese paso, transcurrió un tiempo previo de discernimiento y formación, para conocer la voluntad de Dios; de acompañamiento espiritual y cada una de las experiencias y circunstancias de la vida. Igual es necesario resaltar y tener claro que es Dios quien ha tomado la iniciativa de llamar a cada uno por su nombre, de mostrar ese camino de amor, de gracia y misericordia en la historia de vida personal y vocacional. Ahora como religiosos, puesto que han respondido con un si generoso al Señor, están llamados a vivir, con Su gracia, una vida fraterna en comunidad anunciado la Buena Nueva y esforzándose cada día seguir configurando sus corazones con el de Cristo Redentor.

El día en que estos cinco jóvenes consagraron sus vidas la Señor, fue un momento único y hermoso. No solo por el hecho del acto en sí mismo, sino porque compartieron junto con congregados, familiares y amigos ese momento especial, en un ambiente lleno de alegría, entusiasmo y por supuesto en un clima de recogimiento interior en sintonía con Jesucristo. La liturgia Eucarística, que es cumbre y clima de la oración cristiana, fue el contexto propicio en que se llevó a cabo la entrega generosa del “si” a nuestro Señor. Sin embargo, no se puede negar también el hecho que había entre los neo-profesos cierta ansiedad y nerviosismo, puesto que cada uno, desde el interior de sus corazones meditaba la magnitud de dicho acontecimiento que partió sus vidas en dos. En el antes cuando no se era religioso, en que se tenían dudas sobre si Dios les llamaba a no a la vida consagrada. Y el después, ya como religiosos, como misioneros redentoristas con una vida cimentada en la entrega y amor al Señor, en el que sus corazones no cabe lugar para otros “amores”.

22017_515797625131568_915986164_n 75087_515797841798213_1450775795_n 205873_515797201798277_1990047188_n 394808_515797998464864_775663641_n 394831_515798555131475_346257225_n

Sin embargo, no hay duda que fue mayor la alegría de sentirse amado y llamado por nuestro Señor para ser totalmente de Él. Estos jóvenes ahora como misioneros redentoristas deben seguir arriesgándolo todo, por quien les llamó primero; a dejarse interpelar y acrecentar por el amor de Jesucristo. Puesto que el acto de consagración no es la meta o fin de un proceso de discernimiento de la vocación, sino el inicio de una vida marcada por los consejos evangélicos. Igualmente, por esa dimensión humana del llamado, es necesario ser conscientes de las limitaciones y fragilidad del hombre, de miedos y falta de confianza absoluta en Dios. Sin embargo, la invitación es y será vivir en el seno de su amor y misericordia, alimentando y acrecentando intensamente esa relación de la persona de Jesucristo Redentor nuestro. Igualmente, será necesario dejarse acompañar por los cohermanos quienes están allí para amar, corregir, perdonar y seguir acrecentando el amor y la esperanza.

734065_515799448464719_1688495641_n