CONTAGIADOS POR SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO Discurso de un joven redentorista en el encuentro #Scala2014  Chetimel, Guatemala

0
2255
Una vez, un doctor le aconsejo a un sacerdote que fuera a descansar. El estrés y el trabajo era arduo por eso le aconsejaron escoger un lugar tranquilo para reponer sus fuerzas. Este sacerdote escogió un lugar llamado SCALA, lugar en el que existía mucha necesidad de Dios, el sacerdote se compadeció de estas personas y entregó rápidamente su corazón y su amor a los pobres. Su descanso entonces se convirtió en trabajo, y su enfermedad se transformó IMG_1488en algo que hasta ahora le conocemos como MISIÓN REDENTORISTA.
Poco a poco la enfermedad de Alfonso se fue contagiando: Gerardo, Clemente, Juan, Gaspar, Javier, Pedro son algunos nombres de aquellos a quienes les fue detectada la misma enfermedad. Hoy cada uno de los que estamos acá presentamos los síntomas bien marcados y por más que el mundo quiera inventar la cura para sanarnos. Nosotros mismos hemos descubierto que muriendo por la enfermedad es como sanamos y vivimos eternamente.
La Vida está llena de Misiones, las Misiones con amor se viven, el espíritu revoloteando de los Jóvenes Redentoristas de la Provincia de América Central está aquí presente, la Vida y el amor de Jesús Redentor marcan el camino a seguir.
Hoy nuestros Sacerdotes Redentoristas de nuestra amada Provincia encabezados por el Provincial Padre Manuel Cruz están poniendo su total interés en cada uno de nosotros. Porque ellos confían en que podemos ser revolucionarios en el mundo, confían en que nosotros llevemos el evangelio a los pobres y necesitados de nuestros países.
Nadie dijo que ser Joven fuera fácil. Nadie dijo que ser Joven Católico fuera fácil. Nadie dijo que ser Joven Católico y Misionero Redentorista fuera fácil. Pero lo que sí podemos decir es que después de experimentar la vida que nos inculcó San Alfonso es lo mejor que nos pudo haber pasado, y es algo que llevaremos impregnados hasta en la lápida de nuestra tumba.
IMG_1644
Es momento de radicalizar nuestras comunidades de Jóvenes Adultos, es momento de activar nuestras parroquias y acrecentar el número de Jóvenes que quieran enfermarse junto a nosotros. Es momento de actuar, es momento de hacer, es momento de realizar y de llevar a cabo la evangelización a este mundo y gritar juntos y a todo pulmón: AMAMOS LA MISIÓN DE LA VIDA.
IMG_2067
Juan Pablo Medina Castillo
PJVR Guatemala