CSsR alrededor del mundo: Thanksgiving

0
3

Han pasado seis meses desde que salimos de Portugal para ir a conocer a nuestra familia en todo el mundo. Desde entonces hemos escuchado muchas historias diferentes. Ya hemos conocido a muchos hombres y mujeres que, inmersos en el carisma redentorista, dan lo mejor de sus vidas a la Misión de Jesús. Ya hemos visto muchos proyectos misioneros utilizados como un medio para llegar a los más abandonados de la sociedad. Ya hemos compartido mesas con muchas comunidades diferentes y varias puertas se han abierto generosamente para permitirnos participar en momentos íntimos de oración.

Todo esto sucedió en la antigua Europa. Donde podemos percibir que los tiempos de cambio están en el horizonte. El Espíritu requiere nuevos desafíos y nuevos enfoques para nuestra creatividad misionera … Pero en Europa hemos visto Esperanza. Sin embargo, es innegable que la Iglesia está perdiendo terreno en algunas regiones … Pero al mismo tiempo, poco a poco, hay una nueva Iglesia que está ganando terreno y creciendo en número y fuerza. Una Iglesia orientada al futuro centrada en la fuente del Evangelio. Una iglesia que es un verdadero discípulo del Jesús resucitado.

Fue con esta esperanza y esta fortaleza en nuestros corazones que, a fines de noviembre, nos dirigimos a América del Norte para continuar este proyecto misionero. La primera parada no podría haber sido mejor: Tucson, Arizona, en un fin de semana preparado y planeado hablar sobre Asociados para la misión. Se invitó a laicos y religiosos de todas las unidades a reflexionar y orar por la forma en que se construían, compartiendo los desafíos actuales y enfrentando el futuro con alegría.

Es muy hermoso ver cómo esta realidad se ha convertido en una prioridad para la misión Redentorista, convirtiéndola no solo en documentos, sino también en la acción concreta de cada unidad. Todos somos cada vez más conscientes del hecho de que el camino se hace en colaboración. No por necesidad, sino por fidelidad al Maestro y su misión. Aquí en América del Norte, los círculos de los Asociados Redentoristas (como los de Tucson) se están involucrando profundamente en la Espiritualidad Redentorista, abriendo así nuevas vías para la difusión del Evangelio.

Hay rutas que deben ser rastreadas, comunidades que cuidar, que necesitan ayuda para su crecimiento y, por lo tanto, debe haber un Espíritu que tome la iniciativa y promueva todo este dinamismo. A partir de los testimonios personales proporcionados por Wendy y Greg, seguidos por el intercambio de objetivos, modelos y posibles caminos presentados por David, Anne y Francis, a los que Jack agregó una visión concreta y general de la realidad experimentada durante la Conferencia, todos han dado preciosas contribuciones a la apertura de puertas que permitirán un compromiso más profundo con este tipo de Asociación. El foco siempre está en la misión. Por y para la misión. La verdad es que la Familia Redentorista debe agradecer mucho a estos hermanos por su trabajo y dedicación.

¡Y sucedió que las razones para agradecer aún no han terminado! Nuestra llegada a los Estados Unidos coincidió con el Día de Acción de Gracias, y fue una sorpresa cuando Ryan Holovlasky y la comunidad estudiantil de St. Anthony nos invitaron a celebrar juntos. Fue un privilegio participar en una celebración que, como pareja portuguesa, solo conocíamos de las películas de Hollywood. ¡Qué hermoso día!

Los preparativos ya habían comenzado el día anterior: se había preparado una hermosa mesa, con vasos y bebidas. El día de Acción de Gracias, el trabajo se concentró en la cocina, donde los expertos realizaron los preparativos. El resto de la casa comenzó a vestirse para la fiesta, preparando bocadillos, abriendo puertas a extraños, socializando, hablando y escuchando música. Para que el día fuera festivo, ¡Sophia, la mascota de la casa, estaba vestida para la ocasión! Todo se ha hecho muy bien.

Parece que nosotros, hombres y mujeres, realmente estamos celebrando a la gente. Y esta casa redentorista era un espejo de ella. Una puerta abierta y una mesa puesta. Hermandad y celebración. Todos nos servimos mutuamente en la alegría de la familia, de una comunidad. El pavo estaba delicioso! Y el vino, “Perseverancia” era su nombre, ¡no podría haber sido el más apropiado!

Hasta pronto,

Teresa Ascensão & José Silva Oliveira
Misioneros Laicos del Santísimo Redentor

(puedes seguir nuestro blog en: http://www.cssr.news/spanish/cssr-alrededor-del-mundo/)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here