El Papa: no hay trucos que cubran nuestra vulnerabilidad, todos somos pobres

0
24

Todos somos pobres de espíritu, es la condición humana, puesto que no hay poder del hombre que perdure. El poder de Dios, que es el verdadero poder, se manifiesta en la humildad, en la caridad, en el amor: allí reside la «verdadera libertad». Lo dijo el Papa Francisco reflexionando hoy sobre la primera de las ocho bienaventuranzas descritas en el Evangelio de Mateo, «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos será el Reino de los cielos».