Kevin Dowling CSsR se retira tras 30 años como obispo de Rustengurgo

0
38

(Sudáfrica) Tras completar el noviciado en Ciudad del Cabo, Kevin Dowling hizo su primera profesión como redentorista el 11 de febrero de 1962. Desde allí fue enviado a Hawkstone, el estudiantado redentorista del Reino Unido. Después de seis años fuera de Sudáfrica, regresó para ser ordenado sacerdote en su parroquia natal de Pretoria, desde donde fue nombrado párroco adjunto en los “Cape Flats”, pobres e infestados de bandas, en los alrededores de Ciudad del Cabo.

A pesar de su juventud, estaba claro que Dowling tenía extraordinarias dotes de liderazgo. A los 32 años fue elegido viceprovincial de Sudáfrica. Antes de completar su cuarto y último mandato como viceprovincial, Dowling fue elegido Consultor General en Roma, cargo que ocupó durante cinco años antes de ser elegido obispo de la diócesis de Rustenburgo en 1991.

Cabe destacar, al menos en los círculos redentoristas, que Kevin había sido destinado a realizar estudios de doctorado en teología moral en el Alfonsianum. Pero Dios tenía otras ideas para Kevin: liderazgo y servicio en Sudáfrica como superior mayor, a nivel mundial como consultor general, y de vuelta en Sudáfrica como obispo. Pero incluso siendo obispo en Sudáfrica, Kevin siempre ha tenido una perspectiva y un ministerio globales. Trabajó durante muchos años con Pax Christi Internacional y fue durante un tiempo su vicepresidente. En esta función visitó muchos de los puntos conflictivos del mundo: Sudán, Centroamérica, Bosnia y otros lugares que he olvidado. Su conferencia (en español) en la tumba de San Óscar Romero fue especialmente impactante y está en proceso de ser publicada.

Para nuestros registros redentoristas vale la pena señalar algo sobre los cinco años de Kevin como Consultor General, de 1985 a 1991. Kevin contribuyó en gran medida a la elaboración de la versión inglesa de nuestras Constituciones y Estatutos. También dio impulso a la política de colaboración en el ministerio con los laicos; a las “peregrinaciones juveniles” redentoristas que se convirtieron en una característica importante de la presencia redentorista en Europa, algo que él esperaba ampliar en términos de un apostolado redentorista para los jóvenes adultos… Nunca pudo llevarlo a cabo, ya que en 1990 fue elegido obispo y tuvo que volver a Sudáfrica.

Permítanme terminar con las propias palabras de Kevin al recordar sus 30 años como obispo; algunas palabras de un miembro de su diócesis; y un homenaje de un hermano obispo.

Kevin

Tuve muchas experiencias dolorosas, decepciones y contratiempos a lo largo de los años, pero eso es de esperar para cualquier persona a la que se le encomiende una responsabilidad seria en la Iglesia o en la sociedad.
Debido a las muchas necesidades de esta diócesis con pocos recursos, me di cuenta de que se me exigiría mucho.
Elegí como lema: “Tu servidor para Jesús”, y éste ha sido mi objetivo en la vida.

Patricia, una de sus colaboradoras en la diócesis de Rustenburgo

La gente viene a ti. Compartes su dolor. Te has convertido en su padre… Siempre sacas tiempo para escuchar y animar… Nos animas a mirar el panorama general… Estoy orgulloso de mi diócesis… Haces de la enseñanza social de la Iglesia un documento de trabajo… Eres un obispo del pueblo.

Un hermano obispo

Una cualidad sobresaliente que ha penetrado y moldeado la actitud del obispo Kevin, su trabajo y contribución durante muchos años, es su opción preferencial por los pobres. Ha sido una voz inquebrantable de los que no tienen voz, siempre ha instado a los obispos a no interpretar las tradiciones de la Iglesia de tal manera que los pobres se sientan culpables y agobiados y asfixiados en lugar de experimentar a través de la Iglesia la misericordia de Dios.

Larry Kaufmann CSsR