MENSAJE DEL EQUIPO DE ANIMACIÓN PROVINCIAL: “COMUNIDAD CENTRADA EN LA PERSONA DE JESÚS”

2
1418

CASA DE RETIRO MONTE HOREB – LA LIMA, CORTES, HONDURAS

Reciban un saludo fraterno en Cristo Redentor y María del Perpetuo Socorro.

En el encuentro del Equipo de Animación de la Provincia, contamos con la presencia de los obispos de la diócesis de San Pedro Sula, Monseñor Ángel Garachana y Monseñor Rómulo Emilliani. Les compartimos la síntesis de los mensajes recibidos durante estos días.

El martes 7 de mayo estuvo a cargo de Mons. Ángel Garachana, quien nos compartió el tema: “El Gobierno Espiritual del Superior de la Comunidad Local”. Comenzó afirmando que toda comunidad religiosa debe estar centrada  en la persona de Jesucristo y que la espiritualidad del religioso es la del seguimiento del Hijo de Dios; ya que es Él quien llama, convoca y reúne para vivir ese seguimiento en comunidad. Cada religioso debe saber que es el Espíritu de Dios quien anima, quien motiva e impulsa a ese grupo a  responder en fraternidad y comunión ese llamado a vivir el seguimiento de Jesús de Nazaret.

DSC09615

La tarea del superior en este sentido es la de recordar y animar a los hermanos de su comunidad, a vivir el compromiso asumido  en el momento de su profesión religiosa dentro de la Congregación. Por tanto, el superior debe ayudar al crecimiento hacia un proyecto de vida, que haga crecer, madurar y fortalecer esa vida espiritual y humana del congregado.

Monseñor Ángel nos recordó, que  la comunidad religiosa es una comunión de personas, que se abren a la experiencia de Dios viviendo en una forma fraterna, organizada, estructurada desde la acción del Espíritu Santo. El superior entonces, no se impone, no suplanta, no sustituye; sino que, trata de descubrir junto con su comunidad la voluntad de Dios, dejándose llevar por el Espíritu de Jesús.

Monseñor Garachana, nos recalcó que debemos poner nombre y apellido al rostro de cada hermano congregado, el superior tiene la misión, de llevar en su corazón a cada hermano; reproduciendo existencialmente  las actitudes de Cristo. Para ello, debe ser una persona orante, una persona atenta a la escucha de la Palabra de Dios, atento a las necesidades de sus hermanos, con ojos compasivos, entrañas de misericordia, inclusive cargando con las fragilidades de sus hermanos. En otras palabras, el  superior se deja conducir por el Espíritu Santo, para poner todos los sentimientos de sus hermanos en las manos de Dios.

El día miércoles 8 de mayo, entramos en un ambiente de retiro, con la animación de Monseñor Rómulo Emilliani, obispo auxiliar de San Pedro Sula.  En un primer encuentro, hizo referencia al texto del Apocalipsis 12, 1ss. Después nos presentó la realidad de América Central, en todo aspectos: político, social, religioso, etc., destacando las grandes dificultades que desangran al pueblo por la violencia y el narcotráfico. Nos invitó a buscar diversas formas para liberar y Redimir con nuestro compromiso religioso esta realidad de pecado. Insistió que debíamos ser luz en estas tinieblas, acompañando espiritualmente al pueblo que estamos sirviendo.

Nos interpeló, sí estamos respondiendo como Congregación, a las necesidades del pueblo de América Central. Si nuestra evangelización está dando respuestas concretas, ante un mundo, que nos está despersonalizando y quitando nuestra identidad – dignidad de hijos de Dios. Destacó la importancia de la parroquia como uno de los espacios más privilegiados para ayudar al crecimiento y recuperación de esa identidad de la persona humana, buscando una pastoral encarnada en medio de los problemas de la gente que nos rodea.

Expresó con insistencia, que debemos tener la capacidad de dejarnos impactar por la realidad, es decir, tener capacidad de asombro ante todo lo que está pasando en nuestro ambiente. Dejarnos afectar, por el dolor, el sufrimiento de esta América Central dolorida, sufriente, golpeada por tantas situaciones de injusticia, de desigualdad y falta de amor. Como religiosos ante esta realidad, debemos ponernos en las manos de Dios, para confiar totalmente en él, y así poder libremente proclamar el Evangelio sin miedo, sin cobardía con una entrega total, purificando el ego, renunciando a los apetitos desordenados de la carne y renunciando a las ofertas materialistas de este mundo. Para lograrlo debemos tener una profunda oración personal y comunitaria, un encuentro profundo con la Palabra de Dios y una vivencia  fuerte en la Eucaristía.

En un segundo momento de reflexión, Monseñor Rómulo, nos habló de la necesidad de una verdadera renovación (reestructuración). Nuestras comunidades apostólicas deben salir de la instalación, de lo cómodo. Se necesitan nuevas experiencias, para llegar a los más necesitados de nuestros pueblos. Esto significa, dejarse llevar por el Espíritu de Dios, para tener una verdadera conversión para llegar a tener un constante dinamismo misionero dentro de nuestra pastoral ordinaria.

Con la parábola del Buen Pastor (Jn 10),  nos invitó a tener signos concretos y sencillos para acompañar en momentos claves la vida de las personas que pertenecen a nuestro campo pastoral. Citando repetidas veces al Papa Francisco, nos dijo que el ministerio del pastor, se ejerce desde la consolación, estar con el otro, acompañar desde el dolor, el sufrimiento de la persona. Meterse en el corazón de cada uno de los fieles que se acercan a nuestras comunidades.

Según Mons. Rómulo, tenemos que ver todo desde los ojos de Dios, escuchar  desde los oídos de Dios, sentir desde el corazón de Jesús,  en otras palabras, tener una compasión como la que tuvo Jesucristo, que comienza en el perdón total de las personas. Con el perdón y la compasión se puede iniciar un camino que nos conduzca a una verdadera libertad de hijos de Dios, donde podamos romper toda clase de cadena o atadura que nos esclavizan. Monseñor nos exhorta a renovar nuestra forma de hacer pastoral, esa labor debe tener propuestas que ayuden a fortalecer nuestro carisma para que tenga incidencia en los pobres de América Central.

Agradecemos mucho la presencia y cercanía de nuestros pastores. Encomendamos a Dios la obra que realizan en esa porción del pueblo hondureño, de modo especial en estos tiempos difíciles de elecciones presidenciales.

IMG-20130507-00743

Otros aspectos.

Los siguientes días, jueves y viernes, fueron dedicados a dar informes del parte del Gobierno y los diferentes Secretariados, especialmente lo referente al próximo Capítulo Provincial a realizarse en agosto 2013.

Es importante que cada Superior Local, organice los espacios necesarios y convocar a los hermanos para orar, reflexionar y aportar en las diferentes consultas que se les entregaron.

  1. Reunión comunitaria para la elección del vocal y suplente del Capítulo Provincial.
  2. Consulta de la Comisión Preparatoria del Capítulo, para el documento de trabajo que se usará en el Primer Capítulo Provincial.
  3. Consulta del Secretariado de Formación sobre el uso adecuado de las Nuevas Tecnologías para la Información y la Comunicación NTICs en la formación inicial y permanente.
  4. Y todo lo relacionado a los Secretariados y Comisiones de la Provincia, etc.

Agradecemos a todos su presencia y de modo especialmente a la comunidad de San Pedro Sula por la hospitalidad y logística del encuentro, y también a la comisión redactora del menaje final a todos los hermanos de la Provincia.

 

P. Manuel Cruz Meza, Superior Provincial

Por los participantes en el encuentro EAP

Comments are closed.