MISIÓN SAN LORENZO SAN MARCOS – GUATEMALA 3 -17 MARZO 2013

0
3688

image001

El EMICAR NORTE, hemos concluido con una jornada más de evangelización en la Diócesis de San Marcos – Guatemala. Esta vez, nos tocó estar en la parroquia de San Lorenzo. Este es el mapa del departamento de San Marcos

San Lorenzo (San Lorenzo: en honor a San Lorenzo mártir) es un municipio del departamento de San Marcos de la región sur-occidente de la República de Guatemala. En este municipio nació uno de los presidentes de Guatemala Justo Rufino Barrios quien fue llamado «El Reformador».

image004El municipio de San Lorenzo fue fundado a finales del siglo XVII y a principios del siglo XVIII. Se dice que fue fundado entre los años de16901700, y durante ese tiempo, poco a poco fue desarrollándose el municipio y poblándose con nuevas personas españolas que provenían de los municipios vecinos del departamento de San Marcos. Poco después, el municipio pasó a formar parte del departamento de Quetzaltenango.

El municipio fue elevado de categoría el 25 de mayo de 1812, y así mismo, se le fue otorgado al municipio una administración de gobierno. Fue integrado con un alcalde, un síndico y dos regidores.

image002

Existe un lugar histórico, que es una finca llamada «Justo Rufino Barrios» ya que fue allí donde nació el ex presidente histórico Justo Rufino Barrios. Debido a eso, el lugar es considerado un lugar histórico para todo el país de Guatemala. El municipio de San Lorenzo tiene una extensión territorial de 25 Km² convirtiéndolo en uno de los más pequeños del departamento de San Marcos. El municipio de San Lorenzo se encuentra a una distancia de 23 km de la cabecera departamental San Marcos. Tiene una altitud de 2,620 metros sobre el nivel del mar. Su fiesta patronal la celebra el 10 de agosto a lo grande.

  image005

La parroquia se organizó en cuatro centros de misión.

  1. Santa Rosa: Aquí el equipo se formó con el padre Manuel Villagrán, junto con Oscar misionero de San Marcos, que atendió Nueva Esparanza, Rosina misionera de Guatemala (capital) animó Ixcamal, Josefina de San Marcos que motivó la comunidad Caballería y el padre Villagrán el centro de Santa Rosa. En cada comunidad tenían asambleas familiares, celebraciones comunitarias, visitas a los hogares y la primera semana  reuniones con niños. El padre se trasladaba cada día a diferente lugar a celebrar la eucaristía, su transporte era una moto y a veces a pie.
  2. Talquichó: En este centro trabajó el padre Rodrigo, que  fortaleció el centro de Talquichó junto con la misionera América de la parroquia San Antonio Padua de San Pedro Sula; también la misionera Olga (Nino) de San Pedro Sula que asistió a la comunidad Sector 3 y el misionero Egidio de San Marcos que reanimó la comunidad Cienaga. Cada misionero en su lugar donde le tocó, hizo celebraciones comunitarias, visitaron asambleas familiares y  los hogares, se reunieron con niños y el padre asistió con lo sacramental a las comunidades.
  3. Río Hondo: Aquí el equipo lo formó el misionero Carlos Eduardo Salvadoreño, que atendió la comunidad del Río Hondo y el cantón Liberia, fue donde hubo más asambleas familiares a nivel de toda la parroquia 7 en total. En Pancho de León, trabajó el misionero Dionisio de San Marcos. Igual que todas las comunidades visitaron asambleas familiares y los hogares, realizaron celebraciones comunitarias, se reunieron con los niños y el padre Quique los apoyó con lo sacramental.
  4. Centro de San Lorenzo. En este sector, el equipo lo integró el padre Quique junto con la misionera Susana de la parroquia San Antonio Padua, que atendieron en centro del pueblo, el cantón de México y el cantón de Poza Verde. También, el misionero Gerardo de San Marcos, que apoyó a la comunidad de Cerro Grande, la misionera Mari Salvadoreña que motivó la comunidad Corinto y la misionera Laura(Salvadoreña) que animó la comunidad de Paconché.  En cada comunidad tenía sus asambleas familiares, además las visitas a los hogares y las celebraciones comunitarias que realizaba cada misionero en su  lugar de misión. El padre Quique acudió con lo sacramental a dichas comunidades.

 

image006En general fue una misión muy peculiar, ya que a pesar de la animación y el apoyo de las hermanas religiosas y el párroco, las asistencias a las actividades de la misión no fue buena. Los misioneros no se quejan de la atención de la gente, en su pobreza en su mayoría, daba lo mejor a la hora de los alimentos. Pero la mayor parte de las personas que se ofrecían a la alimentación de los misioneros brillaban en su ausencia en las celebraciones comunitarias o las asambleas familiares.

Podemos decir, que muchos eran generosos a hora de ayudar a los misioneros, pero pocos comprometidos con la evangelización de la parroquia. Eso por varias razones, la principal que la mayoría son analfabetas, les cuesta leer y escribir. También, muchos le cuesta hablar  y entender en castellano, de hecho muchas cosas la dicen en Man, su dialecto.

Unas de las adversidades que encontramos, es el florecimiento de muchas sectas, comunidades que la mayoría son de otras iglesias, el cual les atacan por todo lado,  y muchos católicos tienen miedo de expresar su fe, como hacer el viacruces en la calle, sacar una cruz para las procesiones, porque según ellos los otros se burlan de tales cosas.

Es bueno, resaltar que esta parroquia ha estado varios años sin párroco, la atendida unas religiosas brasileñas, que por cierto han hecho mucho por la iglesia y también por el pueblo. Ahora, tienen un buen párroco, el padre José Martín, que nos dio todo el apoyo junto con las hermanas para realizar esta misión, el cual se comprometieron a darle seguimiento a las asambleas familiares.

Unas de las cosas positivas, aunque perjudicó la misión juvenil, es que muchos jóvenes están estudiando, eso nos hizo hacer una sola actividad juvenil a nivel parroquial, el sábado 16 en el centro, llegaron unos 85 jóvenes, fue una experiencia muy positiva..

Tuvimos una buena asistencia en la misa de Acción de Gracias, para concluir estos 15 días de misión, fue presidida por el padre Martín y el padre Villagrán el director del equipo predicó. El padre Villagrán resaltó mucho en el perdón y sobre todo en la renovación en nuestros corazones, invitándolos a dejar a un lado el pasado, para abrazar de nuevo la gracia de Dios recibida por la misión, para que esta semilla sembrada pueda dar buenos frutos en el futuro de la parroquia.