Para llamarlo por su nombre…

0
4

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

Meditación con San Alfonso y el Papa Francisco

«Con corazón de padre: así amaba José a Jesús, llamado en los cuatro Evangelios” el hijo de José”. Los dos evangelistas que han destacado su figura, Mateo y Lucas, cuentan poco, pero lo suficiente para dejar claro qué tipo de padre era y la misión que le confió la Providencia “[1] …

… al lado del sí de María, el sí de José también se coloca en el “fondo” del acontecimiento de la Encarnación. Junto a la aparición del primero, está el sueño que vive el segundo [2]. Ambos tienen la tarea de “dar el nombre” al Hijo de Dios (Mt 1, 21), de “ofrecer” a la humanidad la posibilidad de llamarlo a su vez por su nombre, para reconocerlo y al mismo tiempo reconocer su misión de salvación: “Él salvará a su pueblo de sus pecados”.

El sí silencioso pero elocuente de José

Dios grande y misericordioso, que colocas tu morada entre los humildes, concede a tu Iglesia la fecundidad del Espíritu, para que, siguiendo el ejemplo de María, acoja la Palabra de vida y, como madre alegre, la entregue a la expectativa del pueblo. Por nuestro Señor Jesucristo. (Oración Colecta del 4to domingo)

Descendiendo a la tierra para salvar al hombre, el Verbo Eterno “desciende del seno de su divino Padre, donde desde la eternidad se generó entre los esplendores de los santos” en el seno “de una virgen, hija de Adán”. Y mientras en el seno del Padre “es inmenso, omnipotente, muy feliz y señor supremo”, “en el seno de María es criatura, es pequeño, es débil, está afligido, es siervo”. Al hacerse “siervo del Padre […] para obedecerle, se convirtió también en siervo de sus criaturas, es decir, de María y de José” (Lc 2, 51). También se convirtió en siervo de Pilato, quien lo condenó a muerte, y lo aceptó obedientemente; Se hizo siervo de los verdugos que querían azotarlo, coronarlo de espinas y crucificarlo, y obedeció humildemente a todos sometiéndose a sus manos ”[3].

En este fragmento del texto alfonsiano encontramos la única referencia a la figura de José contemplada en las 18 meditaciones de Adviento tomadas en consideración a lo largo de nuestro camino de reflexión. Este elemento, más que representar un límite, se nos ofrece como una posible clave para interpretar esta figura no marginal en la obra de la Encarnación cuya principal característica es, probablemente, el silencio pero con elocuencia. El mismo pasaje del Evangelio del cuarto domingo de Adviento (Lc 1, 26-38) nos habla de José pero no deja que José hable.

Su nombre, en todos los escritos alfonsianos dedicados a la Navidad, aparece más de 100 veces, pero nunca solo. En su mayoría se coloca al lado del nombre de María – que suele colocarse antes que el de José – y con el nombre de Jesús, a quien acoge y acompaña en las etapas de su joven existencia marcada por algunos lugares y acontecimientos (Nazaret: el anuncio; Belén: nacimiento; Jerusalén: presentación en el templo; Egipto: huida y escondite; Nazaret: infancia; Jerusalén: desconcierto; Nazaret: vida oculta) [4].

La imposición del nombre

Al imponer el nombre a Jesús con María, José “colabora” en el plan de salvación de Dios. En ese nombre – escribe Alfonso en la octava meditación para la octava de Navidad – “se encuentra la salud” (Hch 4, 12) [5 ]: “Este gran nombre se asemeja al Espíritu Santo con aceite” (Cant. 1, 2) y como el aceite – como dice San Bernardo – “es luz, alimento y medicina”, entonces “el nombre de Jesús es luz para la mente, alimento para el corazón y medicina para el alma ».

“Es luz para la mente” porque “con este nombre el mundo se convirtió de las tinieblas de la idolatría a la luz de la fe”. Además, “el nombre de Jesús es alimento que alimenta nuestro corazón; sí, porque este nombre nos recuerda lo que hizo Jesús para salvarnos. Por eso este nombre nos consuela en las tribulaciones, nos da fuerzas para caminar por el camino de la salud, nos da coraje en la desconfianza, nos enciende en el amor, recordándonos lo que nuestro Redentor sufrió para salvarnos”. Y, finalmente, este nombre “es medicina para el alma, a la vez que la fortalece contra las tentaciones de nuestros enemigos. El infierno tiembla y huye ante la invocación de este santo nombre […]. Quien es tentado y llama a Jesús, no cae; y mientras lo invoque, no caerá y será salvo […]. Quienes no lo invocan para ayudar se pierden o quienes persisten en la tentación que los invoquen “[6].

De alguna manera, a través de María y José, quienes lo llamaron primero, Dios Padre da a cada hombre la posibilidad de llamar a Cristo, el Ungido, por su nombre y de encontrar, en ese nombre, “luz”, “apoyo” y “curación”. El Adviento y la Navidad de nuestro Señor nos devuelven esta posibilidad de reflexión y camino.

Padre Antonio Donato, CSsR

———————————–

[1] Francesco, Patris corde, Lettera apostolica in occasione del 150° anniversario della dichiarazione di san Giuseppe quale patrono della Chiesa Universale, in http://www.vatican.va/content/francesco/it/apost_letters/documents/papa-francesco-lettera-ap_20201208_patris-corde.html [accesso: 23.12.2020].

[2] Ibid., § 3.

[3] A.M. de Liguori, [Meditazioni] Per li giorni dell’Avvento sino alla novena della nascita di Gesù Cristo, in Opere ascetiche, IV: Incarnazione – Eucaristia – Sacro Cuore di Gesù, Redentoristi, Roma 1939, med. V, 150.

[4] Si vedano le meditazioni Per l’ottava di Natale e per li giorni sino all’Epifania e le meditazioni Per l’ottava dell’epifania (cf. A. M. de Liguori, Opere ascetiche, IV: Incarnazione – Eucaristia – Sacro Cuore di Gesù, Redentoristi, Roma 1939, 202-243).

[5] A.M. de Liguori, [Meditazioni] Per l’ottava di Natale e per li giorni sino all’Epifania, in Opere ascetiche, IV: Incarnazione – Eucaristia – Sacro Cuore di Gesù, Redentoristi, Roma 1939, med. VIII, 218.

[6] Cf. Ibid., med. VIII, 218-219.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here