Procesiones ¿sí o no?

0
470

379209_10152537029580597_1871734673_nEscribo esta publicación en mi blog pensando en Guatemala, mi tierra.  En ella, para muchos es impensable una semana santa sin procesiones.  Las hay desde las más sencillas ( en pequeñas aldeas) hasta las más imponentes (grandes andas e imágenes centenarias).  Todas pretenden, en principio, lo mismo: representar el paso de Cristo en distintas etapas de su vida, especialmente la pasión, muerte y resurrección.  3753198310_6640d2f0ef_z

Las procesiones reciben varias críticas.  Dentro y fuera de la Iglesia.  Es por ello que quisiera, con amor y seriedad, como guatemalteco y como sacerdote, compartir cómo podemos saber si esta tradición realmente ayuda a nuestra fe o pudiera ser un instrumento para nuestra propia tentación.  No escribo para juzgar a los demás, sino para que cada persona evalúe si lo que está haciendo le ayuda a ser mejor creyente, o no.

1. Las procesiones se vuelven un estorbo para la fe cuando te desconectan de Dios. Veinte preocupaciones rondan en la cabeza, excepto encontrarte con Jesús.  No hay oración ni devoción.  No hay contacto con Dios, ni escucha de su Palabra.

Procesión+Jesús+Nazareno+de+la+Merced+(La+Reseña)+102. Las procesiones son trampa del mal espíritu cuando te apartan del hermano.  Pienso en el que va muy devoto en el cortejo, pero es incapaz de dar o pedir perdón, el que permite crecer el rencor en su corazón.  Por fuera, parece católico. Por dentro, no lo es.

3. Las procesiones te hacen sentir creyente, pero vives apartado de la Iglesia.  Son personas que aparecen solamente en cuaresma.  Cristianos de temporada.  Turistas religiosos.  No asisten regularmente a misa usando pretextos para justificarse.  Esos se parecen a los que se acuerdan que tienen madre justamente en el día de la madre y la olvidan el resto del año. 23

Repito, estos tres puntos son apenas un espejo.  Si logras visualizarte en alguno de ellos, debes poner mucha atención. La conversión es una actitud en el alma del cristiano.  He de mejorar aquellas partes que están lejos de lo que Jesús pidió para nosotros.  Estamos en cuaresma, de eso se trata ¿no es cierto?